Artrosis Cervical y la Fisioterapia de Clínica Fuensalud

Artrosis Cervical y la Fisioterapia

Bienvenidos de nuevo a todos los lectores y lectoras de nuestro blog de Fisioterapia de Clínica Fuensalud. En esta ocasión vamos hablaros de una patología que se ha visto considerablemente aumentado los casos en los últimos tiempos, debido a la implantación de tantas tecnologías que se han vuelto imprescindibles en nuestro día a día. Os vamos hablar sobre la artrosis cervical.

A lo largo del artículo os iremos desarrollando cuestiones como, por ejemplo:

  • Causas que hacen sufrir o padecer artrosis cervical.
  • Los síntomas más característicos que provoca la artrosis cervical.
  • Y el tratamiento de Fisioterapia para mitigar las molestias que produce la artrosis cervical.

Anteriormente hemos comentado, que el número de casos de esta patología se han visto aumentados en los últimos tiempos debido al desarrollo de las tecnologías y a lo impresionables que se han vuelto en nuestro día a día. Pero, ¿por qué motivo esto puede afectar a nuestras cervicales?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla, se debe a la posición que nuestra columna cervical adopta para poder hacer uso de ellas. Pero para que podáis entender mejor esta patología vamos a explicaros de una manera muy sencilla un poco de la anatomía de la columna cervical.

 

Anatomía de la Columna Cervical

La columna cervical se localiza en la parte superior de nuestra columna vertebral.

Está constituida por 7 vértebras y su conjunto forma la zona del cuello. De estas 7 vértebras hay dos de ellas que reciben o las nombramos de una forma particular:

Estas vértebras a las que estamos haciendo referencia son las siguientes:

  • Primera vértebra cervical (C1) recibe el nombre de Atlas.
  • Segunda vértebra cervical (C2) que recibe el nombre de Axis.

Primera vértebra cervical o Atlas artrosis cervical con Clínica Fuensalud

Segunda vértrebra cervical o Axis artrosis cervical por Clínica Fuensalud

 

La columna cervical, es una región que posee un gran número de articulaciones (en concreto 37) y es por ello que hace que sea una zona con un sistema articular bastante complejo.

En su conjunto las 7 vértebras cervicales, van a tener las funciones de:

  • Proporcionar protección a la médula espinal.
  • Permitir el movimiento del cuello.
  • Mantener el tronco recto o erguido.
  • Gracias a la columna cervical, se van a poder controlar los diferentes órganos de los sentidos, que como muy bien sabéis son el sentido de la vista, el oído, el olfato y el gusto.

Hay que comentar para que la columna cervical tenga la función de movimiento, entre vértebra y vértebra existe un cartílago, que recibe el nombre de disco vertebral. Este disco vertebral va a tener la función de amortiguar los movimientos y además va a evitar la fricción o el roce entre las vértebras cuando se produce el movimiento.

Gracias a la columna cervical los movimientos que vamos a poder realizar con nuestra cabeza son los siguientes:

  • Rotación.
  • Flexión.
  • Extensión.
  • E inclinación de la cabeza.

Como habéis podido comprobar anatómicamente la columna cervical es bastante completa y de vital importancia.

 

¿Qué es la Artrosis Cervical?

La artrosis cervical es una patología de la columna vertebral que también recibe el nombre de cervicoartrosis.

Esta patología de las cervicales va a consistir en el desgaste o degeneración de los cartílagos que hemos comentado anteriormente.

Estos cartílagos en el momento que se desgastan no se vuelven a regenerar, por lo que la artrosis cervical se considera una patología crónica.

Es importante señalar que la artrosis cervical puede aparecer en cualquier parte de la columna cervical, pero es más frecuente encontraras o las vértebras más propensas a sufrirla son desde C3 (tercera vértebra cervical) hasta C7 (séptima vértebra cervical).

Esto se debe a que este grupo de vértebras tienen un mayor rango articular y por lo tanto de movimiento, que hace que el cartílago articular se desgaste con más facilidad.

 

Incidencia de la Artrosis Cervical

Inicialmente la artrosis cervical, puede ser padecida por cualquier persona. Pero la incidencia o el número de casos es mayor, en aquellas personas a partir de los cincuenta años.

Esto se debe a que debido al envejecimiento los tejidos también envejecen y por lo tanto se acelera el desgaste.

Pero no solo esto, estudios científicos arrojan datos tan interesantes como que las mujeres son más propensas a padecer artrosis cervical. El principal motivo se debe al cambio hormonal que estas sufren debido a la menopausia.

 

Causas de la Artrosis Cervical

Una de las principales causas que provoca la artrosis cervical, ya la hemos comentado en el apartado anterior, y es debido al desgaste producido por la edad.

Pero hay que decir que esta no es la única causa por la que se puede padecer o sufrir artrosis cervical. Estas otras causas a las que estamos haciendo referencia son las siguientes:

  • Mantener malas posturas durante un tiempo mu prolongado. Es decir, tener una mala higiene postural.
  • Haber padecido un traumatismo fuerte en el que las cervicales se hayan visto implicadas. Un ejemplo de esto que acabamos de comentar podemos nombrar el latigazo cervical o Whiplash. Si quieres saber más sobre esta lesión en este enlace tienes toda la información Latigazo cervical, esguince cervical o whiplash
  • El hecho de padecer o tener de base otras patologías o enfermedades, también puede ser causa para poder padecer artrosis cervical. Un ejemplo al respecto podemos nombrar la fibromialgia. Si estás interesado en saber más sobre la fibromialgia, en este enlace obtendrás la información al respecto: Qué es la fibromialgia
  • En el caso que el paciente padezca o sufra y tenga como base cualquier otra patología inflamatoria. Un ejemplo de esto, puede ser l artritis reumatoide.
  • Los estados emocionales también pueden ser un factor que hace que la persona esté predispuesta a sufrir artrosis cervical. Un ejemplo de esto podemos nombrar el estrés. Si quieres combatir el estrés en este enlace te damos todas las claves: Tipos, causas y tratamiento del estrés
  • La artrosis cervical, también tiene un componente genético. Es decir, aquellas personas que tengan algún familiar que padezca cualquier tipo de artrosis, tienen más probabilidades de padecer esta enfermedad.
  • Cuando existe un desequilibrio de la musculatura de la región cervical, también es motivo para padecer artrosis cervical, ya que las diferentes estructuras óseas (vértebras) deben compensar ese desequilibrio.
  • El haber padecido alguna infección que afecte a eta región.
  • Realizar ciertos deportes que pongan en estrés al cuello.
  • Padecer o sufrir alteraciones o enfermedades metabólicas.
  • Hacer uso en exceso de la tecnología, adoptando con ello una mala higiene postural.
  • Y, por último, aquellas personas que tengan o padezcan alguna malformación congénita, que afecte a este nivel.

 

Complicaciones que nos llevan a la Artrosis Cervical

Cuando un paciente sufre artrosis cervical, esta zona s puede ver considerablemente muy afectada. Es decir, puede llegar a tener complicaciones.

Estas complicaciones o alteraciones que pueden aparecer son las siguientes:

  • Debido al desgaste del cartílago, el espacio intervertebral (espacio entre vértebra y vértebra) se ve considerablemente disminuido. Esto puede generar que exista o que aparezca un desgaste óseo.
  • Como consecuencia del desgaste o de la degeneración del cartílago, los discos intervertebrales soportan una gran presión. Esto nos puede llevar a padecer hernias discales, provocando síntomas neurológicos como por ejemplo hormigueo en las manos y brazos. Si tienes una hernia discal este enlace te puede proporcionar toda la información al respecto Tengo una hernia discal ¿Qué puedo hacer?
  • A causa de la disminución del espacio entre vértebra y vértebra, la movilidad también se va a ver afectada. Por lo tanto, para poder compensar esta disminución del rango de movimiento, en las vértebras se pueden llegar a desarrollar los osteofitos. Pero, ¿qué son los osteofitos? Pues bien, los osteofitos son crecimientos óseos, llegando incluso a unir una vértebra con otra.

Como habéis podido comprobar las complicaciones que un paciente puede llegar a padecer debido a la artrosis cervical pueden ser de bastante importantes, influyendo negativamente tanto en la sintomatología como en el tratamiento de la misma.

 

Síntomas de la Artrosis Cervical

Los síntomas de la artrosis cervical pueden ser muy variados y de diferente intensidad.

Con esto lo que quiero decir, es que en ocasiones la artrosis cervical no puede producir sintomatología (es asintomática). Debido a esto en muchas ocasiones se llega a detectar la artrosis cervical cuando ya está en estadios o fases muy avanzadas.

Podemos decir que el principal síntoma de la artrosis cervical es el dolor. Es dolor en las fases iniciales se va a localizar en la zona del cuello. Pero en fases más avanzadas el dolor se puede extender a los brazos y al resto de la espalda.

Dolor de cuello artrosis cervical por Clínica Fuensalud

 

Pero este no es el único síntoma que un paciente puede llegar a tener. Otros síntomas propios de la artrosis cervical pueden ser:

  • Rigidez en el cuello. Esta rigidez va a provocar que los movimientos propios del cuello se vean altamente disminuidos o minimizados.
  • Dolor de cabeza, también llamadas cefaleas.

Dolor de cabeza por Clínica Fuensalud

 

  • Presencia de dolor en hombros, omóplatos y brazos.
  • Pueden aparecer síntomas neurológicos como por ejemplo hormigueos o parestesias en brazos y manos.
  • En fases avanzadas el paciente puede llegar a sufrir vértigos y mareos, afectando esto considerablemente al equilibrio.
  • Incluso se puede llegar a presenciar que el paciente muestra síntomas de debilidad muscular en los brazos.
  • En ocasiones (y en la mayoría de los casos) el paciente puede presentar contracturas musculares debido a la sobrecarga articular.
  • Por otro lado, otro síntoma que puede aparecer a causa de la artrosis cervical son los acuífenos, también llamados tinnitus. Los acuífenos son ruidos internos que aparecen en el oído, sin que exista la emisión de un ruido del exterior.

Acuífenos con Clínica Fuensalud

 

  • Y por último otro síntoma que desencadena la artrosis cervical es la presencia de “chasquidos” de la región cervical, a causa de las irregularidades que sufre las carillas articulares de las cervicales, es decir del cartílago.

Como se ha podido comprobar son muy variados los síntomas que puede presentar el paciente, llegando incluso a limitar la realización de sus actividades diaria y por lo tanto limitando su independencia.

 

¿Cómo se diagnostica?

Es fundamental realizar un correcto y exhaustivo diagnóstico de la artrosis cervical.

Exploración de Cervicales por Clínica Fuensalud

 

Esta fase es de vital importancia, ya que el éxito del tratamiento que vaya a seguir el paciente va a depender de ello.

Por ello existen varias formas de poder diagnosticar la artrosis cervical.

  • Por un lado y la más convencional o la más común es mediante la realización de una radiografía de las cervicales o cuello.

En esta prueba por imagen se puede detectar la existencia de disminución del espacio intervertebral y la presencia de osteofitos.

Radiografía de cervicales por Clínica Fuensalud

 

  • La Resonancia Magnética nos puede arrojar gran información sobre la evolución de la enfermedad y además también puede evidenciar la presencia de hernias discales o protusiones.
  • Por otro lado el médico también puede prescribir al paciente la realización de una Gammagrafía Ósea.
  • Y por último y en el caso que se sospeche de la existencia de afectación nerviosa, el médico le puede solicitar al paciente la realización de un Electromiograma para medir la velocidad de los nervios y cómo afecta a la respuesta a nivel muscular.

Todas estas pruebas diagnósticas por imagen que acabamos de mencionar siempre deben ser prescitas por un médico especialista, que en este caso sería un Reumatólogo.

 

Tratamiento

Como hemos comentado anteriormente la artrosis cervical es una degeneración o desgaste del cartílago que existe en las vértebras, siendo el cartílago un tejido que no se regenera.

Por lo tanto, los tratamientos que siga el paciente van a ir enfocados a mitigar o disminuir los síntomas que padezca. Pero en la actualidad existen otros tratamientos que se pueden realizar para evitar la evolución de la enfermad.

Pues bien, los tratamientos que puede realizar o seguir el paciente son los siguientes:

  • Por un lado tenemos el tratamiento médico. Este tratamiento va a consistir en la ingesta de medicamentos, que será siempre prescritos por el médico especialista. Pero el médico no sólo los prescribirá, sino que también le marcará la posología a seguir.

Medicamentos con Clínica Fuensalud

 

  • Y por otro lado el paciente puede seguir un tratamiento de Fisioterapia. Que os voy a explicar con más detenimiento en el siguiente punto.

 

Tratamiento de Fisioterapia para Artrosis Cervical

Anteriormente hemos comentado que es muy importante realizar y determinar la causa o el origen de la artrosis cervical.

Esto es de vital importancia ya que los objetivos del tratamiento de Fisioterapia van a variar.

Del mismo modo, también es fundamental saber y determinar exactamente en la fase en la que se encuentra la artrosis cervical y de la sintomatología que presente el paciente.

Teniendo en cuenta estos factores se diseñará un protocolo de tratamiento específico para el paciente.

Debo decir (y como se ha comentado al inicio de este artículo) el desgaste del cartílago no se regenera, por lo que la Fisioterapia va a tener la función de mitigar en la mayor medida las molestias que el paciente presente. Del mismo modo debo señalar que gracias al tratamiento de Fisioterapia el paciente verá más esparcido en el tiempo los picos o los brotes de artrosis.

Pues bien, una vez indicado estos factores y aclaro ciertas cuestiones tan importantes a tener en cuenta para el tratamiento de Fisioterapia, os voy a explicar de una forma generalizada, en qué consistiría el tratamiento de Fisioterapia para la artrosis cervical.

1.- FASE AGUDA. Estas fases agudas corresponden a aquellos periodos en los que el paciente presenta dolor.

Es por esto que el objetivo del Fisioterapeuta va a ser aliviar el dolor y bajar la inflamación. Es decir, va a ser un tratamiento con efecto analgésico.

Para ello, el tratamiento que se realiza se basará en la aplicación de:

  • Termoterapia, que puede ser superficial (lámparas de infrarrojos) o profunda (Microondas u Onda Corta). La elección de una modalidad u otra de termoterapia dependerá del estado del paciente.

Microondas 2 de Clínica Fuensalud

  • Ultrasonido

Ultrasonido de Clínica Fuensalud

  • Electroterapia. En este caso se pueden aplicar corrientes Tens o corrientes Megaas. La elección de una corriente o de otra va a depender del umbral del dolor del paciente. En cualquier caso, se decida por una corriente u otra el efecto que se está buscando es liberar endorfinas. Para ello se deben colocar los electrodos en el trayecto o recorrido de aquellos músculos que estén sobrecargados o que presenten dolor.

Corrientes Tens por Clínica Fuensalud

 

 

 

  • En esta fase aguda, la musculatura está muy sobrecargada, como mecanismo de defensa ante el dolor. Es por esto, que en esta fase se aplicará Masoterapia (masaje), para relajar los músculos contracturados.

Masoterapia o masaje de cuello con Clínica Fuensalud

Un inciso importante que quiero hacer sobre esta fase aguda, es que en cuando el paciente presenta mucho dolor en el cuello, en ocasiones se le implanta un collarín.

Esto es un error ya que, al cabo de varios días con el collarín puesto, la musculatura se ha debilitado, retrasando la recuperación.

 

 

2.- FASE PARA MEJORAR Y RECUPERAR LA MOVILIDAD DE LAS CERVICALES. Una vez, que el dolor ha desaparecido, es el momento de recuperar la movilidad del cuello. Como hemos comentado en el punto de la sintomatología una de las consecuencias que produce la artrosis cervical es la aparición de rigidez.

Para poder mejorar y recuperar la movilidad el Fisioterapeuta realizará:

  • Movilizaciones del cuello. Estas movilizaciones al inicio deben ser de forma Es decir, será el profesional quien mueva el cuello.

Y a medida que la movilidad vaya mejorando se realizarán movilizaciones activas-asistidas. Es decir, el paciente va a colaborar y ayudará a realizar los movimientos del cuello.

Movilizaciones pasivas del cuello de Clínica Fuensalud

 

  • Se realizarán estiramientos muy lentos y suaves de cada grupo muscular. Insistiendo en aquellos que estén más afectados o que presenten más rigidez.

Estiramientos de cuello para artrosis cervical con Clínica Fuensalud

 

  • En esta fase (y una vez que el paciente tenga un buen rango articular) se pueden realizar ejercicios isométricos. El objetivo de estos ejercicios será buscar el fortalecimiento de la musculatura.

 

3.- FASE FINAL. En esta fase el Fisioterapeuta le indicará y le propondrá una serie de ejercicios al paciente.

Estos ejercicios tendrán el objetivo de mantener la musculatura y de conservar el rango articular ganado durante el tratamiento.

Del mismo modo, en esta fase el Fisioterapeuta le indicará al paciente pautas que debe seguir para mejorar la higiene postural.

 

Cualquiera de las actuaciones o técnicas que hemos mencionado en estas fases del tratamiento se deben realizar sin dolor alguno. En el caso que el paciente experimente dolor el Fisioterapeuta debe suprimir esa maniobra o bien el paciente debe parar de realizar los ejercicios que el profesional le ha indicado.

 

Consejos para prevenir la Artrosis Cervical

Como habéis podido comprobar la artrosis cervical es una enfermedad que limita considerablemente la actividad diaria del paciente, debido a la multitud de síntomas que esta patología produce.

En este punto os quiero dar unos consejos muy sencillos que se pueden seguir, para prevenir la artrosis cervical.

Pues bien, estos consejos son los siguientes:

  • Es muy importante tener una buena higiene postural. La pauta de esta recomendación se la facilitará su Fisioterapeuta en función de las posturas que haya que corregir.
  • Si se trabaja muchas horas delante de un ordenador, es muy importante fijas unos tiempos de descanso. Durante este descanso es recomendable caminar y hacer movimientos y estiramientos del cuello.
  • Del mismo modo las personas que trabajen ante un ordenador, es fundamental que la pantalla esté a la altura de los ojos. Con esto evitaremos que la zona de las cervicales adopte malas posturas y se sobrecargue.
  • Cuando se tenga que hablar por teléfono, se debe evitar por completo sujetar el mismo entre la oreja y el hombro.
  • Es importante prestarle atención a cómo se duerme, ya que las horas de descanso son fundamentales. Es por ello que se evitará dormir boca abajo. Lo mejor es dormir de lado.
  • Se debe revisar el colchón. Se recomienda que los colchones no sean ni muy blandos ni muy rígidos. Y por su puesto no debe tener más de 10 años, ya que se considera que pasado este tiempo el colchón pierde sus propiedades. En la actualidad existen muchos comercios de venta de colchones que hacen un pequeño estudio y en función del apoyo que se ejerza y del peso suelen recomendar el colchón más apropiado para cada persona.
  • La almohada también es una parte importante del descanso. Se recomienda que sean almohadas que tengan apoyos para las cervicales. Y por supuesto evitar en todo momento las almohadas de plumas, ya que son muy bajas. Del mismo modo evita dormir también sobre almohadas muy altas.
  • Es mejor que no leas en la cama. Con este gesto estás forzando demasiado las cervicales. Se recomienda leer sentado y con una postura erguida.
  • Cuando tengas que llevar peso, es mejor que lo empujes y que no que lo arrastres.
  • Si se utiliza un bolso, evita llevar mucho peso. Y es mejor que vayas cambiando el bolso de lado de manera paulatina.
  • Cuando estés utilizando el móvil, no agaches la cabeza, se forzará demasiado las cervicales. Es mejor que coloques la pantalla del móvil a la altura de tus ojos.

 

Si quieres saber más sobre cómo tener una correcta higiene postural y de la importancia que ésta tiene, en este enlace tendrás toda la información Higiene postural para evitar el dolor de espalda


Bueno hasta aquí este artículo sobre la artrosis cervical.

Espero que haya sido de vuestro interés y que hayáis aprendido cosas nuevas.

Si a lo largo del artículo os han surgido dudas o preguntas, las podéis formular en el apartado de comentarios.

Y espero que sigáis las recomendaciones que os hemos propuesto para evitar sufrir artrosis de cervicales.

Nos leemos en el próximo artículo.

 

Clínica Fuensalud

Teresa Leo Jiménez. Fisioterapeuta. (colegiada nº 1651). Experta en Fisioterapia Pediátrica. Experta en Fisioterapia Deportiva y Geriátrica. Especializada Patologías Columna Vertebral.

 

ENLACES DE INTERÉS PARA EL LECTOR

 

 

 

Share your thoughts