Trocanteritis por Clínica Fuensalud

Trocanteritis y su tratamiento con Fisioterapia

Bienvenido de nuevo a nuestro blog. En esta ocasión vamos hablar de un dolor muy frecuente en una de las articulaciones más importante de nuestro cuerpo, y esta es la cadera. Vamos hablaros de la Trocanteritis.

Seguramente hayas oído hablar sobre la Trocanteritis, pero desconoces muchas cosas sobre esta patología.

A lo largo de este artículo vamos a responder muchas dudas tales como:

  • ¿Qué es una Trocanteritis?
  • ¿Cuáles son sus síntomas?
  • ¿Por qué se produce una Trocanteritis?
  • ¿Cuál es el tratamiento más efectivo para solventar su sintomatología?
  • ¿Es efectiva la Fisioterapia para la Trocanteritis?
  • ¿En que consiste el tratamiento fisioterápico para una Trocanteritis?

Como habéis podido leer vamos a resolver muchas preguntas y lo haremos de una manera muy sencilla y clara para poder ayudaros.

Sin más preámbulos vamos a comenzar a desarrollar este artículo tan interesante.

 

Introducción

Como hemos comentado anteriormente la cadera es una de las articulaciones más importantes de nuestro cuerpo, ya que va permitir una unión de la parte superior con la parte inferior de nuestro cuerpo.

Es por ello que cualquier lesión, molestia o patología que se sufra en ella también va a repercutir sobre el resto del cuerpo, como por ejemplo en la columna vertebral y más concretamente sobre la región lumbar.

Para poder entender mejor todo lo que vamos a explicar sobre la Trocanteritis, vamos describir un poco la anatomía de la cadera.

La cadera es una articulación de vital importancia, ya que:

  • Por un lado, va a soportar gran parte del peso de nuestro cuerpo.
  • Y por otro lado, es una articulación con bastante grado de movilidad.

Para poder cumplir con estas dos funciones fundamentales, la cadera está forma por varias estructuras óseas que son de vital importancia:

  • El hueso fémur que se va a articular con la pelvis.
  • En la pelvis existe un relieve óseo que va a recibir el nombre de acetábulo. Y es aquí dónde va a ir posicionado la cabeza del fémur.

Anatomía de la cadera por Clínica Fuensalud

Por otro lado, al ser una articulación de una gran importancia en ella se van a originar una serie de músculos que también van a jugar un papel fundamental.

Estos músculos a los que estamos haciendo referencia son los siguientes:

  • Glúteo mayor.
  • El Glúteo medio.
  • Glúteo menor.
  • Tensor de la fascia lata.
  • Bíceps crural.
  • semitendinoso.
  • semimembranoso.
  • Psoas iliaco.
  • Cuádriceps.
  • Sartorio.
  • Obturador interno
  • Obturador externo.
  • Piramidal.
  • Cuadrado crural.
  • Separadores o ABD de la cadera.

Pero además en la articulación de la cadera existen ligamentos y otras estructuras que van a permitir que la articulación de mueva de manera correcta.

Una de estas estructuras a las que nos referimos son las bolsas o bursas, que van a actuar a modo de almohadilla. Para que esta bursa cumpla su función va a estar compuestas de líquido sinovial.

Cuando decimos que van a actuar a modo de almohadillas, nos referimos a que van a permitir que las diferentes estructuras (tanto óseas como tejido blando) se muevan sin que entre ellas se produzca ningún tipo de roce.

Como habéis podido observar la articulación de la cadera es muy completa y a la vez muy compleja.

 

¿Qués es una Trocanteritis?

Hacemos referencia a una Trocanteritis, cuando se producen una serie de síntomas que llevan implícitos principalmente un dolor en la parte lateral o externa de la cadera.

Este dolor al que es paciente está sometido se debe a una inflamación del Trocánter mayor y de la bursa que le rodea.

Es por esto que la Trocanteritis también puede recibir estos otros nombres:

  • Síndrome del Trocánter mayor.
  • Bursitis trocantérea.

 

En ocasiones este dolor es muy localizado en la parte lateral o externa de la cadera. Pero en otras ocasiones el paciente puede llegar a sentir un dolor irradiado hasta la rodilla e incluso hasta el pie.

Las molestias que sienta el paciente o el dolor que sienta el paciente va a ser mucho más agudo cuando:

  • Se tumbe de lado sobre el costado dónde presente la Trocanteritis.
  • Permanezca muchas horas o mucho tiempo de pie. Es decir, una bipedestación prolongada.
  • O bien, cuando suba y baje las escaleras.

Por otro lado, es importante señalar que la Trocanteritis no se debe asociar a una lesión o una patología propia de una edad avanzada. Ya que su incidencia es mayor en mujeres cuya edad está comprendida entre los 40 y 60 años de edad.

Pero además se ha observado que la incidencia también es mayor en aquellas personas que padecen de obesidad. Por lo tanto, podemos decir que el peso corporal que se tenga juega un papel importante en este tipo de patologías.

 

Causas de la Trocanteritis

Las causas por las que una persona puede llegar a desarrollar este tipo de patologías pueden ser muy variadas. Pero a continuación vamos a nombrar las principales o las más importantes:

  • Quizás la principal causa es que existe en la articulación de la cadera un roce de las diferentes estructuras, provocando esto la inflamación de la bursa y como consecuencia la aparición de dolor.
  • Como hemos comentado anteriormente el hecho de permanecer mucho tiempo en bipedestación o de pie puede ser otra causa por la que se desarrolle Trocanteritis.
  • El sobre peso puede ser otra razón o causa.
  • La realización o la práctica continuada de deportes de impacto, como pueden ser correr o montar en bicicleta.

Correr por Clínica Fuensalud

 

  • Tener unos malos hábitos posturales.
  • Si se produce un impacto directo sobre la región lateral de la cadera.
  • Al haber debilidad muscular de la cadera y más concretamente si hay una debilidad de los músculos separadores de la cadera.
  • Si existe una alteración o una diferencia en la longitud de las piernas. Es decir, si una pierna es más larga que la otra.
  • Si existe o se sufre alguna patología en otras articulaciones colindantes a la cadera. Es decir, si el paciente sufre por ejemplo artrosis de rodilla es más propenso a desarrollar Trocanteritis.
  • El tener pies planos también puede ser otra causa para padecer Trocanteritis, ya que el apoyo podal no es correcto y se está sobrecargando a la cadera.
  • Y, por último, si existe alguna deformidad o patología en la columna vertebral, como por ejemplo escoliosis, también puede ser motivo o causa para padecer estas molestias.

Patología de la columna vertebral por Clínica Fuensalud

 

Síntomas de la Trocanteritis

En el apartado anterior hemos comentado que el principal síntoma y el más significativo es la presencia de dolor.

Inicialmente este dolor esta localizado en la parte lateral o externa de la cadera y se caracteriza por ser un dolor muy agudo. Es decir, es un dolor muy intenso.

Pero cuando la Trocanteritis se instaura, es decir se lleva un tiempo padeciéndola, podemos afirmar que es una Trocanteritis crónica. En estos casos, el paciente puede sufrir un dolor que se va a irradiar a lo largo de la pierna hasta llegar a la rodilla. E incluso en algunos casos este dolor irradiado puede llegar hasta el pie.

Sin embargo, es importante señalar que este no es el único síntoma que se puede padecer.

Existen otros signos tales como:

  • Se puede presentar cierta rigidez articular, que pueden ir acompañadas de pequeños chasquidos.
  • Evidentemente la región de la cadera va a estar inflamada.
  • Esta inflamación va a ir acompañada con un aumento de la temperatura de la zona.
  • Y por su puesto el paciente va a tener dificultad a la hora de caminar. La marcha que realiza un paciente con Trocanteritis es muy característica y se la va conocer con el nombre de marcha en Trendeleburg.

Este tipo de marcha se caracteriza por ser una marcha tipo oscilante. Es decir, el paciente a la hora de caminar se va a inclinar hacia un lado y hacia otro. Esto se debe a la molestia o dolor que se refiere. Pero principalmente es por la falta de actividad del músculo glúteo medio.

 

Diagnosticar una Trocanteritis

Cuando se presenta un dolor en la región lateral de la cadera, es muy importante asegurarnos de que realmente estamos ante una Trocanteritis.

Es por ello que es fundamental descartar cualquier otra patología que pueda dar una sintomatología similar.

El profesional de la medicina encargado de hacer un buen diagnóstico es el Traumatólogo.

Por lo tanto, para poder descartar otras patologías, el médico inicialmente debe realizar una exploración exhaustiva. Que por supuesto para poder cerciorarse o bien descartar otras lesiones, puede complementar su diagnóstico solitando al paciente que se realice alguna prueba diagnóstica por imagen. Como, por ejemplo:

  • Una radiografía (RX) de cadera.
  • Una ecografía de la zona de la cadera.
  • O incluso una Resonancia Magnética (RMN).

Radiografía de la columna vertebral para detectar trocanteritis por Clínica Fuensalud

 

 

Una vez realizado un correcto diagnóstico es el momento de proponer un tratamiento en función de los síntomas y de las limitaciones que presente el paciente.

 

Tratamientos a seguir

Como hemos comentado anteriormente el tratamiento a seguir se va a basar principalmente en el grado de dolor que presente el paciente y en las limitaciones que la Trocanteritis provoca en el mismo.

Es por ello que los tratamientos más efectivos son los siguientes:

  • La ingesta de medicamentos prescrita por el médico.
  • Infiltraciones.
  • Tratamiento fisioterápico.
  • Ondas de choque.

Medicamentos para dolor de trocanteritis por Clínica Fuensalud

 

Tratamiento de Fisioterapia para la Trocanteritis

Cuando a la consulta de Fisioterapia llega un paciente con diagnóstico de Trocanteritis, es importante realizar una exploración física y observar el grado de dolor y las limitaciones al movimiento que presenta.

Con esta exploración exhaustiva vamos a recopilar mucha información que nos a ser de gran utilidad para posteriormente proponer el mejor tratamiento fisioterápico para una rápida y eficaz recuperación.

Inicialmente le vamos a aconsejar al paciente que realice cierto reposo relativo de la articulación de la cadera. Y por supuesto que deje de hacer aquellas actividades que le provoque o que le aumente el dolor.

Y por otro lado vamos a indicar al paciente que se aplique hielo. De esta manera vamos a favorecer que la inflamación que existe en la cadera disminuya.

Pero esto son sólo unos consejos o recomendaciones que le vamos a indicar a nuestro paciente.

Los objetivos que nos marcamos los Fisioterapeutas para rehabilitar correctamente una Trocanteritis son:

  • Bajar la inflamación de la zona.
  • Eliminar el dolor que la Trocanteritis genera.
  • Recuperar la movilidad de la cadera.
  • Potenciar la musculatura afectada por la Trocanteritis.

Para conseguir estos objetivos debemos saber si el paciente se encuentra en una fase aguda o en una fase crónica de la Trocanteritis. Ya que la manera de actuar y las técnicas que se deben aplicar pueden variar.

Pero por lo general cuando estamos ante un caso de Trocanteritis el tratamiento fisioterápico a seguir es el siguiente:

  • Es muy importante bajar la inflamación de la zona. Para ello vamos hacer uso de diferentes técnicas y además podemos aplicar electroterapia.

Dentro de la electroterapia que podemos aplicar se encuentra:

  • Ultrasonidos (US).
  • Campos Magnéticos.

Campos Magnéticos para tratar trocanteritis por Clínica Fuensalud

 

 

  • También se trabajará la eliminación del dolor que la Trocanteritis provoca y que en ocasiones resulta muy invalidante.

Para conseguir ese efecto analgésico vamos hacer uso de:

-Técnicas de relajación.

-Y por otro lado, también aplicaremos electroterapia analgésica.

  • De la misma manera hay que trabajar toda la musculatura que esté afectada. Para ello se le va a aplicar al paciente masoterapia. Es decir, se hará un masaje de los músculos de la cadera. En el caso que sea necesario no sólo nos centraremos en la zona de la cadera.

Masaje de cadera para trocanteritis por Clínica Fuensalud

 

  • Una vez que la musculatura afectada está relajada, es importante realizar estiramientos de la misma. Estos estiramientos deben ser suaves y sin provocar dolor.
  • Una vez que el dolor y la inflamación ha disminuido, es el momento de devolver a la articulación la movilidad correspondiente.

Para ello comenzaremos realizando movilizaciones de la cadera de manera pasiva, para después poco a poco ir incrementando la actividad de la misma con ejercicios activos-asistidos y con ejercicios activos-resistidos.

  • Y por último cuando ya tengamos todos los puntos anteriormente expuestos es el momento de fortalecer la musculatura. Para ello le indicaremos al paciente una serie de ejercicios de potenciación de los músculos de la cadera.

 

Como habéis podido comprobar el tratamiento fisioterápico a seguir es bastante completo. Pero hay que decir que todos los tratamientos que propongamos deben ser personificados e individualizados, ya que tenemos que tener en cuenta varios aspectos. Estos aspectos individuales a los que estamos haciendo referencia son como por ejemplo la edad o la actividad física o deportiva que realice nuestro paciente.


Bueno pues hasta aquí este artículo tan interesante sobre la Trocanteritis.

Espero que hayáis aprendido un poquito más sobre esta patología. Y en caso de que se sufra sepáis como afrontarla.

Si tienes dudas, preguntas o si necesitas asesoramiento personalizado podéis poneros en contacto con nosotros a través del formulario e contacto. O bien nos podéis llamar a nuestro Centro y atenderemos vuestras llamadas.

Y recuerda compartir este artículo, ya que puede ser de gran ayuda para otras personas.

 

Clínica Fuensalud, Teresa Leo Jiménez, Colegiada número 1651, Acupuntor, Experta en Fisioterapia Pediátrica, Experta en Fisioterapia Deportiva y Geriátrica. Especializada Patologías Columna Vertebral.

Enlaces de interés:

Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología

Asociación Española de Fisioterapeutas

 

 

Share your thoughts