Tortícolis Congénita por Clínica Fuensalud

Tortícolis Congénita

En esta ocasión os dejamos un artículo sobre un tema que cuando sucede los padres se ven un poco agobiados y desorientados por lo desconocido de la situación. Os vamos a explicar todo lo referente a la Tortícolis Congénita.

Este artículo probablemente os ayude a resolver muchas dudas que tienen los padres y las madres cuando su bebé presenta Tortícolis Congénita.

Si os parece bien, vamos a ir desglosando poco a poco este artículo.

¿Comenzamos?

 

¿Qué es una Tortícolis Congénita?

La Tortícolis Congénita, hace referencia a una disfunción del músculo esternocleidomastoideo y que ha sido adquirido al nacer o congénitamente.

La manera de poder diagnosticar o tener la evidencia que el bebé puede tener o sufrir Tortícolis Congénita, es porque en el periodo de los 2 ó 3 primeros meses, el bebé tiene la cabeza torcida hacia un mismo lado constantemente.

Bebé con Tortícolis Congética por Clínica Fuensalud

Y cuando queremos girarle la cabeza hacia el otro lado, el bebé hace gestos de dolor o incluso llora.

 

Causas de la Tortícolis Congénita

Las causas más comunes de una Tortícolis Congénita, suelen ser debido a:

  • Postura que el bebé ha tenido dentro del vientre de su madre.
  • Deformación del cráneo bien sea:

– De nacimiento.

– Otra causa puede ser adquirido en el momento de la extracción del bebé por el canal        del parto.

– O bien postural, que aparece en las primeras semanas de vida del bebé. Esto se produce debido a que el orificio por donde sale el Nervio Espinal o el Nervio accesorio del Vago, que es el encargado de inervar al Músculo Esternocleidomastoideo, esté obstruido. Y             como consecuencia irriten a dicho nervio, llegando a afectar a dicho músculo.

  • Postura del bebé una vez ha nacido.
  • Otras causas genéticas, adquiridas.

Para evitar que nuestro bebé tenga Tortícolis Congénita postural una vez haya nacido, es importante que intente cambiar de postura constantemente. Cada vez que se le va a dar el pecho o el biberón, hay que cambiarlo de postura.

Por otro lado, hay que decir que cuando están despiertos y ya puede elevar un poco su cabeza, lo pondremos a ratitos boca abajo para que él mismo fortalezca los músculos del cuello y de la espalda.

 

Consecuencias de la Tortícolis Congénita

Las consecuencias más visibles por una Tortícolis Congénita, además del dolor y el malestar que produce al bebé, son las posibles deformidades en cráneo y en la columna vertebral, que le van afectar en un futuro cuando llegue a la edad adulta.

Hay que comprender que a esa pronta edad los huesos de los bebes aún están creciendo y la consistencia de sus huesos es mucho menor al de un niño, y por supuesto a la de un adulto.

 

¿Qué hacer con Tortícolis Congénita?

Normalmente, las Tortícolis Congénitas suelen ser diagnosticadas por los Pediatras en las revisiones médicas.

En ocasiones y si lo ve conveniente, el Pediatra prescribirá algún tipo de prueba radiodiagnóstica como puede ser una Radiografía (RX) o una Ecografía, con el fin de afianzar su juicio clínico y para observar si hay otro tipo de complicaciones.

Por lo general, se intenta solucionar una Tortícolis Congénita, recomendado a los padres una serie de ejercicios para poder relajar y fortalecer a los músculos implicados.

Estos ejercicios que se le indican a los padres tienen el objetivo de eliminar lo antes posible es lesión para evitar posibles complicaciones futuras.

Las pautas que por lo general se aconsejan a los padres suelen ser intentar forzar al bebé en lo máximo posible, con gestos o acciones cotidianos.

Pautas a seguir:

– Dar el pecho o el biberón en el lado contrario hacia donde gira la cabeza el bebé.

Lactancia por Clínica Fuensalud

– Dormir boca arriba y ponerle una almohada o algo que le dificulte poder girar hacia el        lado malo.

– Estimular al bebé con gestos y palabras, así forzará para poder ver a los padres.

Si pasado un tiempo y en la siguiente revisión el Pediatra no ha observado una mejoría satisfactoria, podría recomendar empezar con trabajo de Fisioterapia.

Hay que decir que cuanto más tiempo se tarde en tratar o en intentar corregir esta disfunción, más posibilidades hay de que existan deformaciones o consecuencias negativas para el bebé.

La mayor parte de los casos de Tortícolis Congénita, ya sea a través de las recomendaciones del Pediatra o bien gracias a la Fisioterapia, y si se hace un tratamiento precoz se suele solucionarse sin mayores problemas.

Normalmente el proceso de recuperación suele rondar entre los 3 y 12 meses.

Si se ha hecho un tratamiento precoz y se han seguido a raja tabla las recomendaciones de los profesionales, no debería existir problema alguno. Si no ha sido así, habría que estudiar si hay algún otro problema de base.

 

Posibles Tratamientos de la Tortícolis Congénita

Es muy importante realizar un correcto tratamiento para estos casos.

Los posibles tratamientos que se pueden seguir para la Tortícolis Congénita son:

 

A. TRATAMIENTO MÉDICO

Como hemos dicho anteriormente, la Tortícolis Congénita es una disfunción que empieza a dar síntomas en los primeros meses de vida.

Por lo general en la primera revisión médica el Pediatra, o incluso a veces los propios padres del bebé, observaran que el bebé tiende a girar la cabeza siempre hacia el mismo lado.

En esta revisión médica el Pediatra realizará una palpación del Músculo Esternocleidomastoideo y observará que el músculo está retraído. En esta palpación notará que además el bebé en el músculo presentará una especie de bolita.

Este pequeño abultamiento va a corresponder a la contracción que presenta el músculo.

Pero además cuando el Pediatra esté realizando esta palpación en la parte lateral del cuello, el bebé sentirá molestias, por lo que incluso puede llegar a llorar.

Llanto de bebé por Clínica Fuensalud

Otra acción que va a realizar el Pediatra al bebé, para asegurarse que está ante una Tortícolis Congénita, es efectuar un giro de la cabeza y un estiramiento del cuello. Es en este momento cuando observamos que el bebé presenta limitación al movimiento.

Y, por último, el Pediatra observará si el bebé presenta deformidad craneal.

Una vez realizado la exploración del bebé y verificado el diagnóstico es el momento en el que el médico marcará una serie de pautas y de recomendaciones que los padres deben realizar en casa todos los días.

Por otro lado, debemos decir que, si el bebé presenta mucha molestia, el Pediatra puede prescribir algún tipo de analgésico para aliviar la sintomatología que la Tortícolis Congénita le pueda ocasionar.

 

B. TRATAMIENTO FISIOTERÁPICO

Una vez que el médico, ha observado que después de las pautas a seguir y que pasado un tiempo estipulado el bebé sigue sin tener la mejoría consecuente, podría mandar alguna prueba de radiodiagnóstico. Este tipo de pruebas se realizan con el objetivo de poder averiguar si hay algún otro tipo de problema, como por ejemplo una deformación u otra alteración congénita.

Es importante señalar que, en un alto porcentaje de los casos, la Tortícolis Congénita suele ser un problema postural y/o muscular, sin tener otro tipo de origen.

En este caso después de las pautas, ejercicios y recomendaciones, y observar que no hay otro problema de base, el médico podrá prescribir un tratamiento de Fisioterapia.

Los Fisioterapeutas de Clínica Fuensalud estamos muy acostumbrados de este tipo disfunción, ya que los profesionales que se encargan de la Tortícolis Congénita están muy especializados.

El tratamiento de Fisioterapia consistiría en varias fases:

  • Primera fase

En esta primera fase corresponde al periodo de adaptación de nosotros con el bebé, y por supuesto del bebé con nosotros.

Hay que comprender que el bebé cuando vienen a nuestra consulta, observará y notará que algo está ocurriendo y que algo va a ocurrir.

Por lo general dejamos pasar a sus padres para que se sientan más tranquilos, pero hay veces que la intranquilidad (completamente comprensible) de sus padres podría poner más nervioso al bebé.

Es por ello que siempre pedimos a los padres que se muestren lo más tranquilos posible. Pero a veces es un poco difícil y es por eso que en ocasiones es preferible que sólo pase uno de ellos a la consulta.

Estimular al bebé por Clínica Fuensalud

Pero por lo general esto no suele suceder, ya que pueden proporcionar tranquilidad a su hijo o hija, nos van ayudar al tratamiento de sus hijos, y nosotros también les podemos dar algunas pautas o ejercicios nuevos para hacer en casa.

 

  • Segunda fase

Una vez el proceso de adaptación es satisfactorio, es momento de empezar a evaluar al bebé.

La evaluación va a consistir en:

  1. La palpación el propio músculo Esternocleidomastoideo.
  2. También debemos observar y palpar el cráneo y ver si hay alguna deformidad.
  3. Pero además es importante evaluar el resto de la musculatura. Algunos músculos pueden estar alterados debido a la falta de movilidad y rigidez articular. Es decir, palparemos y además le haremos ejercicios de movilización del cuello para ir ganando poco a poco en movilidad articular, además de aumentar la temperatura del músculo del bebé.

 

  • Tercera fase

En esta fase nos centraremos en relajar los músculos implicados a través de técnica manuales como, por ejemplo:

– Masaje.

– Técnicas de inhibición muscular.

– Estiramientos

–  Y técnicas manuales necesarias para seguir dando calor y relajar a los músculos.

 

  • Cuarta fase

Una vez que hemos relajado toda la musculatura, es el momento de comenzar a realizar movimientos pasivos. Es decir, movimientos en los cuales el bebé no realiza ningún movimiento activo.

Una vez terminado de movilizarle las cervicales de manera pasiva, empezaremos a hacer ejercicios activos con él.

Como a los bebes no les puedes decir mueve la cabeza a un lado y a otro, aquí es donde junto con los padres, y a través de juegos haremos que el bebé haga ciertos movimientos por sí solo, con el fin de seguir ganando rango articular.

 

  • Quinta fase

Cuando se ha conseguido un grado de relajación de la musculatura optima y el rango articular es bueno es el momento de comenzar a trabajar el tono muscular de aquellos músculos más castigados por la disfunción. Es decir, empezaremos a trabajar el fortalecimiento de estos músculos, con ejercicios y otros juegos muy importantes.

En estos casos de Tortícolis Congénita es muy importante la colaboración de los padres. Es fundamental que ellos continúen con el tratamiento y realizando ciertas acciones desde casa.

Bebé boca abajo por Clínica Fuensalud

Ya que el tratamiento que podamos hacer lo Fisioterapeutas sería insuficiente si el resto de horas del día. El niño está con la cabeza girada todo el tiempo sin ningún tipo de estimulación por parte de sus padres.

En un principio los resultados del tratamiento se ven al cabo de pocos días. Pero sin embargo hay que decir que cuando el Músculo Esternocleidomastoideo está muy afectado, la recuperación será algo más costosa, pero no imposible.

El problema es que, si la recuperación no es tan rápida, el bebé seguirá con su crecimiento normal. Pero al estar altamente afectado este músculo y su inervación, puede ir generando ciertas deformidades, que harán más duradera en el tiempo la recuperación.

Es por ello, que cuando en la consulta nos encontramos a un bebé que presenta alguna deformidad del cráneo y más concretamente en el Occipital, podemos añadir al tratamiento Osteopatía.

 

Tratamiento de la Tortícolis Congénita con Osteopatía

Como hemos dicho anteriormente es muy importante realizar un buen diagnóstico y además iniciar lo antes posible con el tratamiento.

Lo mismo sucede con la Osteopatía. Es muy importante detectar a tiempo las deformidades craneales que el bebé pueda presentar.

Es muy importante la intervención del Osteópata los tres primeros meses de vida. Esto es así ya que, ya que la maleabilidad de los huesos es mucho mayor.

El objetivo de este tratamiento es corregir la posible deformación de la parte occipital de su cráneo. En la unión con el hueso Temporal donde está ubicada la Apófisis Mastoides (aquí se origina el músculo implicado y es la estructura que le da su nombre).

Músculo Esternocleidomastoideo por Clínica Fuensalud

La unión de estos dos huesos, en la parte más baja de su fusión, se encuentra ubicada el Agujero Rasgado Posterior. Ahí es por dónde sale el Nervio Espinal, que es el encargado de la inervación del músculo en disfunción.

Por otro lado, hay que comentar que el Osteópata no solo va a centrar su tratamiento en esta zona, sino que también trabajará el resto de los huesos que conforman el cráneo del bebé. Y para que el tratamiento sea completo y efectivo además trabajará las extremidades y la columna vertebral del bebé.

Osteopatía de Tortícolis Congénita por Clínica Fuensalud

Existen casos en los que la deformidad craneal que presenta el bebé es importante. Es en estas situaciones cuando el Pediatra puede proponer a los padres la colocación de un casco ortopédico que ayude a que el cráneo vuelva al estado normal.

Este último suele ser una excepción, ya que es muy molesto y complicado que el bebé lo llevo durante varias semanas o incluso meses.

 

Conclusión

Por lo general, podemos decir que, debido a las malas posturas dentro del vientre materno  y a las distintas posturas realizadas fuera de este, las Tortícolis Congénitas suelen solucionarse satisfactoriamente.

Para ello es importante seguir unas pautas, recomendaciones y ejercicios para hacer en casa. En muchos casos incluso suelen pasar desapercibidas. Pero en otros casos necesitan del tratamiento de un Fisioterapeuta, un Osteópata y un Ortopeda.

La labor de todos los profesionales juntos es muy importante para la rápida y efectiva recuperación de la Tortícolis Congénita.

 

Clínica Fuensalud, Carlos Molina Caldeiro, Fisioterapeuta Colegiado número 1392

Enlaces relacionados:

Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria

Asociación Española de Pediatría

 

Share your thoughts