Mi hijo es un niño hiperactivo

¿Mi hijo es un niño hiperactivo?

En algunas ocasiones los padres no saben si su hijo es un niño hiperactivo o simplemente es un niño que es más movido o activo que el resto de los niños.

En el artículo que esta semana os vamos a dar unas pautas para saber diferenciar un niño hiperactivo de un niño un poco más activo de lo normal.

Del mismo modo, a lo largo del artículo vamos a dar una serie de consejos para los padres y las personas más cercanas a los niños hiperactivos, puedan poner en práctica para poder sobrellevar mejor esta situación.

Pues bien, sin más dilaciones vamos a ir desarrollando el artículo, que espero que sea de vuestro interés.

Introducción

Cuando nos encontramos ante un niño que es muy inquieto, que no para de moverse y que todo lo quiere tocar. En ocasiones pensamos que es un niño que se está portando mal a propósito, simplemente para llamar la atención de un adulto.

Pero a veces este tipo de conductas no son para llamar la atención, si no que el niño las realiza de manera involuntaria y sin ser consciente de que puede molestar al resto de los niños o personas adultas que están a su alrededor.

niños jugando con agua

 

Estos niños son niños hiperactivos. A este tipo de trastorno se le conoce también por el nombre de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Ante una situación así, lo más importante es hacer un rápido y correcto diagnóstico, para luego posteriormente realizar el tratamiento más adecuado para cada niño.

 

¿Cómo diagnosticar al niño Hiperactivo?

Cómo hemos comentado anteriormente es muy importante realizar un rápido diagnóstico. Este diagnóstico se debe realizar de manera multidisciplinar. Es decir, debe ser realizado gracias a las observaciones que realicen:

– Los padres.

– Los profesores.

– Las personas que le rodean habitualmente.

– El médico habitual del niño.

– El Neurólogo.

– El Psicólogo.

 

Una vez que, tenemos una confirmación del diagnóstico es el momento de empezar con el tratamiento más adecuado para el niño hiperactivo.

 

¿Qué síntomas presenta el niño hiperactivo o con TDAH?

Los niños hiperactivos o con TDAH presentan una serie de comportamientos que son muy significativos.

Estos signos son:

1.- La HIPERACTIVIDAD. Evidentemente es el síntoma más claro a la hora de observarlo. Ya que son niños son muy hiperactivos o inquietos.

Cuando estamos ante un niño hiperactivo, se suele caracterizar por:

  • Se mueve muchísimo, incluso en aquellos momentos que por la circunstancia que sea no lo debe hacer.
  • Le supone mucho esfuerzo el hecho de mantenerse quieto.
  • Habla constantemente y en exceso.
  • Tiene tendencia a realizar mucho ruido cuando está desarrollando cualquier actividad, incluso en aquellas en las que se requiere cierta tranquilidad.
  • Tiene falta de constancia.
  • No es capaz de terminar o de concluir ninguna actividad. Siempre las deja a medias para comenzar hacer otra cosa.
  • Presenta dificultad o problemas a la hora de intentar relajarse.

 

2.- Existe DÉFICIT O PROBLEMAS DE ATENCIÓN. Cuando los padres empiezan a sospechar que algo no va bien, es porque inicialmente ven que su hijo no presta la atención a las cosas. Es decir, todo se suele desencadenar por este síntoma.

Cuando el niño hiperactivo tiene un déficit de atención, presenta los siguientes síntomas:

  • Por lo general no presta atención a nada.
  • Además, los detalles de cualquier cosa las pasa totalmente por alto.
  • Le cuesta prestar atención a las cosas durante mucho tiempo.
  • En la realización de las tareas o de las actividades presenta un gran desorden.
  • Le cuesta terminar cualquier ejercicio o actividad que haya empezado.
  • Presenta dificultad para seguir una orden o una instrucción.

niño haciendo deberes

 

  • Intenta evitar en todo momento aquellas actividades o incluso aquellos juegos en los que se requiere una mayor atención.
  • Se suele distraer con una gran facilidad.
  • Cambia con gran facilidad y además constantemente de conversaciones. Salta de una conversación a otra de una manera muy rápida. Pero además cambia los temas de conversaciones sin que vengan a cuenta el tema que se está tratando en ese momento.
  • Y por último, otra característica del niño hiperactivo es que suelen ser muy despistados. Llegando incluso a perder los objetos o sus pertenencias con una gran facilidad.

 

3.- Otra característica de los niños hiperactivos o con TDAH, es que son muy IMPULSIVOS. Aunque hay que decir que este síntoma de impulsividad es el menos frecuente en el caso de los adultos. Pero sin embargo en el caso de los niños este síntoma sí que se ve con cierta facilidad.

El niño hiperactivo o con TDAH padecen o sufren impulsividad, suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Suelen ser muy impacientes.
  • Por lo general no saben esperar su turno cuando se está realizando una actividad o un juego.

niños esperando turno

 

  • Nunca piensan antes de actuar, hacen lo que en ese momento consideran oportuno sin pensar o sin medir las consecuencias de ese acto.
  • Tienen tendencia a estar constantemente molestando o interrumpiendo a los demás. Esto que hemos comentado se observar muy fácilmente en el colegio, cuando el profesor pide a los alumnos que realicen un ejercicio o una activad. El niño hiperactivo con este tipo de trastorno no deja que el resto realicen la actividad e incluso se puede levantar de una mesa a otra.
  • Una consecuencia del punto anterior, es que cuando los niños se levantan de la mesa o están en un lugar que no es su ambiente habitual, tienen tendencia a tocar todas las cosas o todos los objetos que son ajenos a él. Llegando a parecer un niño desobediente.
  • Cuando se tiene que enfrentar a las reprimendas de los adultos, suele tener una actitud desafiante. Incluso llega a tener respuesta para todo y en un tono prepotente. Por lo que lo general tiende a tener muchos conflictos con las personas adultas.

niño enfadado

 

Hay que decir que los síntomas de la hiperactividad o TDAH se pueden presentar o manifestar de manera diferente en cada etapa de la vida.

Quizás lo más complicado es detectarlo cuando el niño es un bebé y no tiene aún adquiridos la autonomía o bien el habla.

Pues bien, cuando los niños tienen una edad comprendida en los 0 y los 2 años, suelen presentar:

– Descargas clónicas durante el sueño. Es decir, son convulsiones y contracciones musculares, que se caracterizan por ser muy bruscas, asimétricas y muy breves.

– Además tienden a tener alteraciones en el ritmo del sueño.

– Pero no sólo se ve afectado el ritmo del sueño, sino que también está alterado el ritmo de las comidas.

– Suelen dormir durante muy poco tiempo y cuando se despiertan lo suelen hacer muy sobresaltados.

– Se alteran o reaccionan de manera desproporcionada ante cualquier estimulo auditivo o visual.

 

Pero por otro lado, cuando los niños van creciendo y llegan a la edad de 2 a 3 años los síntomas que presentan son:

  • Inmadurez en el desarrollo del lenguaje tanto hablado como el expresivo.
  • En esta época o etapa de la vida de los niños ya se empiezan a observan que los niños son más activos de lo normal. Esto es debido a que presentan una actividad motora muy desarrollada.
  • Debido que se mueven mucho, tienen tendencia que sufrir múltiples accidentes y caídas, ya que no son conscientes del peligro de ciertas cosas.

 

Cuando los niños llegan a la edad de 4 a 5 años, se suelen caracterizar por:

  • Por su comportamiento suelen tener problemas o dificultades para poder relacionarse con otros niños.

niño triste

 

  • Les cuesta obedecer y seguir ciertas normas.
  • Suele ser muy desobediente.

 

Y por último cuando los niños cumplen la edad de 6 años, es cuando se empiezan a ver todos los síntomas que hemos descrito anteriormente. Llegando incluso al fracaso escolar.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para los niños Hiperactivivos o con TDAH?

Hay que decir que no existe un tratamiento concreto para estos casos. Los tratamientos que se llevan a cabo deben ser multidisciplinar (se debe realizar de manera conjunta de los diferentes especialistas) y totalmente individualizado y personificado para cada caso o niño.

Pero en este artículo nos vamos a centrar en el tratamiento Psicológico de los niños con hiperactividad o TDAH.

El tratamiento Psicológico de estos trastornos va ir encaminado o va a tener como objetivos:

  • Ayudar o a facilitar tanto a los padres como a los niños, a manejar los síntomas de la hiperactividad.
  • Es importante fomentar la vida social del niño. Para ello debe saber controlar muy bien sus impulsos y su conducta, para que tenga el menor impacto social en su vida diaria.

niños jugando

 

  • Hay que mejorar el rendimiento escolar.

 

Pero seguro que os preguntáis, ¿y esto cómo se consigue? Pues bien, la respuesta a esta pregunta es que este tipo de tratamientos se consiguen gracias a la terapia cognitivo-conductual.

Cuando estamos en la consulta con un paciente que sufre hiperactividad es muy importante:

1.- Hay que enseñar o hay que dar al niño pautas para que su rendimiento académico sea adecuado.

2.- Es importante enseñarle que las reglas o las normas se deben cumplir. Este es un proceso laborioso hasta que el niño puede llegar a realizarlo. En el momento que esto se consigue la vida social del niño mejora considerablemente.

3.- Por lo general son niños que suelen tener su autoestima un tanto baja. Esto es debido a que están cansados y por otro lado acostumbrados a que le digan que es un niño “malo”. Por ello su autoestima es muy precaria. De esta manera es muy importante trabajar la autoestima y hacerles ver que no son niños diferentes.

4.- Enseñarles y hacerles ver y razonar (en la medida que se pueda) cuáles son las conductas apropiadas y la inapropiadas.

5.- Es muy importante enseñar al niño técnicas de autocontrol.

6.- Y por último hay que trabajar el déficit de atención que presentan estos niños.

 

colegio

 

Es importante decir que este tratamiento Psicológico, es un tratamiento general. Como hemos comentado anteriormente los tratamientos deben ser totalmente personificados y personalizados. Cada trastorno puede cursar de una manera diferente.

Además, cuando se implanta el tratamiento es muy importante saber y conocer como es el entorno familiar y la implicación que cada familia quiere emplear en el tratamiento de su hijo.

La recomendación de los Psicólogos es que la participación de los padres sea plena. DE esta manera se podrán observar los resultados mucho más rápido.

 

Consejos y pautas para los padres con niño hiperactivo

En este apartado queremos dar a los padres ciertas pautas para poder manejar esta situación, que en ocasiones les desbordan.

Cuando los padres llegan a la consulta de Psicología, el comentario más común o lo que más les cuesta es en el momento de establecer o imponer normas. Pero además no saben cómo deben ser impuestas estas normas.

Pues bien, los consejos que vamos a daros son referentes a esto que acabamos de comentar, ya que es lo que en general más preocupa y lo más cuesta a los padres.

¿Cómo deben ser las normas impuestas?

– En el momento que se establezca una norma, es importante que sea clara y concisa.

– Por otro lado, hay normas que deben ser estables en el horario. Es decir, si se propone que el niño tiene que estudiar en cierto horario, por ejemplo de 6 a 7 de la tarde, siempre se debe cumplir ese horario.

– Las normas deben ser siempre realistas. Es conveniente que pongamos reglas que se puedan cumplir poco a poco, así la meta a alcanzar será mucho más gratificante y positiva para el niño.

– Es mejor poner reglas poco a poco. Nunca muchas y todas de golpe. Si lo hacemos así el niño se verá sobresaturado y se bloqueará. De tal modo que no hará caso a ninguna.

Es mejor poquitas e ir aumentado las reglas y la responsabilidad del niño de manera gradual.

– Es conveniente que se explique al niño el porqué de esa norma o esa regla que queremos imponer. Pero es importante que se le explique con un lenguaje sencillo de entender.

– En el caso que el niño no cumpla una de las normas que se le haya impuesto, lo conveniente es que tenga una consecuencia inmediata.

 

Pero del mismo modo que si el niño cumple con una norma, también la respuesta positiva de los padres debe ser de manera rápida.

Cuando se imponen las normas, no es sólo cuestión de plantearlas y de cumplirlas. Es importante que cuando el niño las tiene que ejecutar, que una persona adulta esté a su lado, para verificar que se ha realizado de manera correcta o no.

Por otro lado, cuando los padres establecen las normas, les aconsejamos que lo hablen con los niños y que les expongan todas las cosas positivas que puede traer el cumplirlas. Estas consecuencias positivas que aportan las normas son:

  • Facilitan la convivencia del entorno familiar y social del niño.
  • Al ser la convivencia mucho mejor las discusiones y los enfados tienden a disminuir.
  • Hacen madurar y crecer al niño. De esta manera ellos se sienten mayores y se ven responsables.
  • Y además si las cumplen pueden tener mucho más tiempo para hacer o jugar a lo que más le guste.

 

Espero que este artículo os haya despejado las dudas que pudierais tener sobre este tipo de trastorno como es la hiperactividad o TDAH en los niños. Si estuvieras en esta situación o si conoces a alguien con un niño hiperactivo no dudes en compartir este artículo, ya que puede servir de ayuda a muchas personas.

En el caso que os surgieran alguna pregunta, la podéis dejar en el apartado de comentarios. O por si lo contrario prefieres hacerlo de manera privada, nos puedes contactar directamente y atenderemos y resolveremos tus dudas de manera totalmente personificada.

 

Clínica Fuensalud. Departamento de Psicología

 

Share your thoughts